lunes, 22 de enero de 2007

Análisis del mapa EL COMERCIO EUROPEO ENTRE LOS SIGLOS XIII Y XIV

  • ESPACIO FÍSICO REPRESENTADO: prácticamente toda Europa,norte de África, oeste de Asia, y los mares Mediterráneo, Negro, del Norte, Báltico y el Océano Atlántico.
  • TIEMPO: siglos XIII, XIV y XV.
  • LEYENDA: mediante circunferencias rojas nos presentan los principales centros industriales y comerciales; mediante líneas rojas, las rutas terrestres; mediante líneas verdes, las rutas marítimas mediterráneas y atlánticas; mediante líneas azules, las rutas marítimas de la Hansa; mediante flechas negras, las rutas de Oriente; mediante flechas naranjas, las rutas africanas; con puntos verdes, principales ciudades con feria; y con puntos negros, otras ciudades importantes.
  • ANÁLISIS DEL MAPA: nos encontramos ante un mapa histórico que representa el comercio europeo entre los siglos XIII, XIV y XV. En él podemos apreciar una variedad de rutas terrestres y marítimas:
    • Las rutas asiáticas, provenientes del este o nordeste de este continente, aportan al comercio europeo trigo, pieles, madera, tapices, sedas, especias y perfumes. Penetran en el Mediterráneo a través del Mar Negro (con Constantinopla como puerta) o de Antioquía. Reciben, a cambio de sus productos, mercancías europeas como tejidos, armas y herramientas.
    • Las rutas africanas aportan oro del Sudán y esclavos, insertándose en el Mediterráneo a través de Tlemecén.
    • Las rutas mediterráneas reciben tanto los productos asiáticos como los africanos y llevan a esos lugares productos europeos. Con centro en Sicilia se conforma una red de puertos muy importantes (Venecia, Mesina, Marsella, Barcelona, Tlemecén, Túnez, Alejandría, Antioquía y Constantinopla).
    • Las rutas atlánticas continúan la red mediterránea a través de puertos como Sevilla, Lisboa, Santander, Bilbao y Salisburg, aportando, además de los productos mencionados anteriormente, lana, hierro y vino.
    • Las rutas de la Hansa ocupan el Mar Báltico y parte del Mar del Norte, llevando madera, trigo, ámbar, pieles y lino.
    • Las rutas terrestres ponen en contacto las rutas mediterráneas con las atlánticas y las de la Hansa a través de una serie de ciudades, la mayoría de ellas con ferias importantes: Milán, Lyon, Augsburgo, Nuremberg, Frankfurt, Leipzig e Ipres.
    • Casi todas las rutas, terrestres y marítimas, convergen en los dos grandes centros industriales y comerciales europeos de la Edad Media: el norte de Italia con ciudades importantes como Milán, Génova, Pisa, Florencia y Venecia; y Flandes, con ciudades como Amberes, Gante, Brujas e Ipres.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

muy interesante

Anónimo dijo...

maravillosa pagina

Anónimo dijo...

muy bueno para estudiar

Anónimo dijo...

BUENISIMO

Anónimo dijo...

muy bueno